Huertos que se apoderan de la urbe

Lo verde tiene su poder, uno que poco a poco se ha ido ganando los espacios que le eran propios. Y es que el gris del cemento quiere ser llenado con raíces que surgen por medio de los llamados «Huertos Urbanos», una tendencia ligada a una fuerte conciencia medioambiental para hacer florecer y germinar los espacios citadinos, luchando contra una selva de cemento que debe ser de alguna manera cultivada.

Es así como cosechar verduras y hortalizas en los patios de las casas o en la terraza de un departamento es cada vez una imagen más habitual. Existe casi un llamado interior del ser humano por volver a la naturaleza, sobre todo cuando se tiene un panorama cargado de smog, calles grises y un estilo acelerado de vida, donde finalmente la emocionalidad de disfrutar de alguna manera de la naturaleza viva se fusiona de una particular forma con esta siembra ciudadana.

Genera así cierta enorme y grata sorpresa, ver como a pocas cuadras de grandes arterias de tránsito, las vecinas y vecinos que viven en sus casas o en edificios, son capaces de levantar estos huertos urbanos y mostrar con aquella actitud esas enormes ganas de volver a tener el contacto con la naturaleza y, más aún, con una vida autosustentable y los beneficios propios que ello conlleva.

Esta idea ha logrado en la capital y a lo largo de Chile incluso que hostales atraigan el alojamiento de turistas no solo por sus servicios, sino que también por este particular forma de patio cultivado, ya que en reemplazo de tener solo un patio con decoración verde, optaron por uno con sentido, donde crecen plantas de acelgas, lechugas, menta, limones, flores comestibles y un sin fin de otras hortalizas, que los mismos visitantes pueden ver cómo crecen día a día y que son cosechados por las manos de sus propios dueños en algunos casos.

Colegio y huertos urbanos

En Santa Cruz, el Colegio Manquemávida, cuenta con un invernadero, donde justamente sus alumnos tienen la oportunidad de aprender sobre la manera de como cultivar: acelgas verdes, acelgas moradas, lechugas, hierbas medicinales, etc. como una forma de contribuir en la formación de sus estudiantes con esta valiosa y sencilla forma de tener sus propios huertos en sus hogares actuales o a futuro.

Los huertos urbanos así comienzan a apoderarse de espacios ligados incluso con la educación, aprovechando de esta forma una instancia para que niños y jóvenes comiencen a pensar y potencien una vida autosuficiente.

Finalmente, cabe señalar que los cultivos en la ciudad son una muestra de que la agricultura urbana se puede implementar, es muy viable e incluso en lugares tan pequeños como patios, balcones de departamentos y, además, trae demasiados beneficios insospechados, que darían para varias publicaciones, pero donde podemos señalar que se ha comprobado que ayuda mucho a la autoestima, las relaciones comunitarias y la disminución del estrés en estos tiempos de pandemia.

Este es un Proyecto financiado por el Fondo de Fomento de Medios de Comunicación Social del Gobierno de Chile y Consejo Regional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Indicadores

Lunes 19 de Octubre de 2020
  • UF: $28.771,93
  • Dólar: $795,68
  • Euro: $932,47
  • IPC: 0,60%
  • UTM: $50.372,00
  • Imacec: -11,30%
  • Libra de Cobre: 3,06
  • Tasa de desempleo: 12,93%