ISL entrega ayuda y recomendaciones para zonas de catástrofe

Una serie de recomendaciones para enfrentar el período post temporal que afectó desde la V a la VIII región entregó el Instituto de Seguridad Laboral (ISL), cuyos funcionarios se trasladarán esta semana a las zonas afectadas para apoyar las labores de recuperación, tanto en las casas inundadas como en las empresas cuyos trabajadores están adheridos a la entidad administradora pública del seguro contra accidentes y enfermedades laborales.

Especial atención ha puesto la Directora Nacional del ISL, Aída Chacón Barraza, en la catástrofe vivida en el Hospital de Licantén, donde hay destrucción total, debido al desborde del río Mataquito, y sus funcionarios debieron ser reubicados. El instituto dispuso ayuda inmediata para los trabajadores de la salud especialmente en apoyo sicológico, dado el estrés que les ha tocado vivir.

Asimismo, los prevencionistas en terreno y otros funcionarios del ISL entregarán kit de emergencia a la ciudadanía, información especializada para sus resguardos y apoyarán en las encuestas para llenar las Fichas Básicas de Emergencia (FIBE).

Las siguientes son las medidas sugeridas por el Departamento de Prevención del ISL para albergues y construcciones particulares:

  1. Mantener y asegurar sistemas de ventilación mecánica o natural, en los recintos afectados, para prevenir la acumulación de humedad y gases de combustión, como también reducir la propagación de enfermedades respiratorias.
  2. En lugares cerrados, evitar el uso de braseros u otros elementos de calefacción no regulados para el secado de ropa y enseres. También, de ser posible, separar las áreas donde calefaccionan las personas, de aquellas destinadas al secado de ropa u otros enseres.
  3. Privilegiar sistemas de calefacción seguros. Realizar mantenciones antes de su uso, de ser a leña o pellet que estos no fuguen gases de combustión, si son eléctricos o a gas que cuenten con certificación respectiva SEC.
  4. Verificar que las vías de evacuación estén libres de obstáculos y sean accesibles en todo momento. De ser posible, visualizarlas o que estas sean informadas a los ocupantes del recinto si es necesario evacuar, como también designar una zona de seguridad, dentro y fuera.
  5. Definir un lugar para mascotas, separado de las personas y no permitir el acceso de personas ajenas a los animales para evitar ataque o mordeduras.
  6. Velar por que, en las áreas comunes, pasillos y vías de evacuación del recinto, así como en su exterior, exista iluminación adecuada para evitar riesgo de golpes y caídas.
  7. Analizar el entorno para ver si hay árboles que necesiten corte y poda, como también postes o señaléticas viales cercanas que puedan caer producto de los vientos o deterioro por humedad.
  8. Mantener una red de contactos con familiares y cercanos, e informarse sobre las alertas de inundación emitidas por las autoridades, usando siempre los medios de comunicación oficiales del gobierno. Hacer una lista con los nombres y teléfonos de quienes están en las instalaciones.
  9. Asegurar que los servicios sanitarios (baños, desagües y duchas) estén en buenas condiciones para garantizar condiciones sanitarias adecuadas.
  10. Disponer de información y educar sobre las enfermedades respiratorias estacionales, promoviendo prácticas preventivas como cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar, usar pañuelos desechables, mascarillas y evitar el contacto cercano con personas enfermas.
  11. Organizar y establecer fuera del recinto áreas designadas para la desechar o acopiar residuos tales como basura domiciliaria, orgánica, cortantes u otros.
  12. Contar con un kit de emergencia con elementos de primera necesidad (jabón, toallas desechables, shampoo, pasta dental) y primeros auxilios básicos.
  13. Evitar el contacto o intervenir equipos eléctricos, tanto dentro como fuera de las instalaciones e informar cualquier desperfecto y no manipular con las manos o pies mojados, ni húmedos.
  14. Revisar que vigas y pilares dentro y fuera del recinto estén en buenas condiciones estructurales, ante la posibilidad de derrumbe o caída de la edificación por posible cedida del suelo.
  15. Disponer de al menos 15 litros de agua potable (de preferencia envasada) para consumo y lavado de dientes, por cada persona y separarla del agua no potable para servicios higiénicos.  
  16. Identificar y considerar planes de ayuda por situaciones de emergencias u otras necesidades especiales de grupos vulnerables.
  17. Si se requiere salir, consultar o reconocer el terreno fuera del recinto para poder caminar por zonas seguras o en altura; evitar transitar por áreas inundadas, mantenerse alejado del tendido eléctrico y utilizar vestimenta adecuada para las condiciones climáticas.
  18. Cuando sea seguro, se deben prevenir condiciones que agraven la situación: limpiar techos, canaletas, ductos de desagüe; eliminar ramas de los árboles que puedan caer sobre la dependencia y sellar posibles filtraciones de agua con material impermeable.
  19. Al seleccionar refugios o albergues, escoger ubicaciones seguras y resistentes a inundaciones, alejadas de ríos desbordados o zonas de alto riesgo. Asegurar que los edificios o estructuras utilizados cumplan con la normativa y tengan capacidad de soportar las condiciones climáticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Indicadores

Miércoles 28 de Febrero de 2024
  • UF: $36.847,64
  • Dólar: $984,53
  • Euro: $1.068,40
  • IPC: 0,70%
  • UTM: $64.343,00
  • Imacec: -1,00%
  • Libra de Cobre: 3,79
  • Tasa de desempleo: 8,44%